Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

20 septiembre, 2011

Esas pequeñas casualidades del ciclismo

Te quedan dos años sin maillot
Con la temporada prácticamente agotada, con la previsible carta de servicios de la Vuelta inmaculada (¡un saludo al héroe de Hautacam 2008, que ha vuelto a sortear todos los obstáculos!), un aparente hecho menor viene a confirmar lo que se venía apuntando desde las primeras pedaladas, allá por enero.

Primero, que el dopaje ya no existe. Murió de éxito, porque este año no ha habido positivos -aparte del idiota de Kolobnev- y previsiblemente no los habrá. De hecho, el post de hoy va de dopaje, pero no de positivos, y no me estoy refieriendo a Valverde, Basso o Ullrich, esos ciclistas tan vinculados al dopaje que, empero, jamás han dado positivo.

Y segundo, que hay una clara voluntad por parte de todos los organismos encargados de combatir el dopaje para que este desaparezca sea como sea, incluso pervirtiendo y conviertiendo en una ridícula farsa su función original, si es que algún día tuvo visos de llegar a algo.

Hete aquí que con una temporada prácticamente inmaculada, y en plena víspera del Mundial, conocemos el simpático caso de Alex Rasmussen. Verán como, una vez más, siempre que hay algo de este estilo en el ciclismo, se suceden las casualidades, los accidentes y se despliega esa conocida mortaja que deja a cualquiera con la sensación de que aquí ha habido mucho más de lo que se cuenta.

Rasmussen es un ciclista danés de 27 años especialista en pista, donde ha sido tres veces campeón del mundo en tres modalidades diferentes, entre 2009 y 2010. Precisamente ese primer año empezó a competir en profesionales de ruta, enrolado en el equipo local Saxo Bank, destacando como un corredor veloz, para en 2010 conseguir sus primeras victorias (cuatro, debutando con la crono de Andalucía)

En 2011 pasó al HTC, donde consiguió acabar Roubaix, el Giro (2º en la crono final), ganar la prestigiosa clásica de Filadelfia y formar parte de la corte de Cavendish. En esas estaba cuando, el pasado 15 de septiembre, se supo que se había saltado un control antidopaje y que en otras dos ocasiones no estaba donde decía que iba a estar,  siendo suspendido por su federación, expulsado de su equipo, abandonando el Tour de Gran Bretaña donde estaba compitiendo y con su contrato para 2012 en el Garmin anulado.

Verán, eso de saltarse controles antidopaje y que acaben en sanción de dos años sólo se ha visto en Dinamarca. Lo sabe bien el otro Rasmussen, que perdió un Tour de Francia sin dar positivo porque, gracias a un desliz periodístico, su federación tuvo que sancionarle, aunque hasta entonces estaba compitiendo en el Tour 2007 sin ningún problema. Ni de su federación, ni de la UCI, ni de la organización, ni de su equipo, todos partes interesadas en que un corredor que se salta tres controles antidopaje no pueda salir, había salido nada hasta la tercera semana de aquel Tour.

¿Por qué en Dinamarca y no en otros países? ¿Acaso son menos olvidadizos los corredores de otras nacionalidades? No lo creo. Creo más bien que ahí se han tomado el asunto en serio, y basta ver las balbuceantes, párvulas y estúpidas razones de Alex Rasmussen para comprender que debajo de este asunto hay mucho más.

Al parecer, la perlita de Rasmussen ya se había saltado dos whereabouts en 2010, algo de lo que en el HTC, que lo firmó para esta año, no sabían nada. ¿Se pueden creer que este equipo, heredero directo del T-Mobile en corredores y estructura, no comprobase esto? Lo comprobó, porque es de oficio, y no le importó, porque los problemas surgen a partir del tercer olvido. Mientras tanto, rige la máxima suprema del ciclismo: mientras no hay positivo, no es dopaje; mientras no hay tercer olvido, no es dopaje. Y lo mismo con el Garmin, claro.

Lo más gracioso es que el comunicado oficial del HTC lo escribe Rolf Aldag, aquel gigantón alemán que confesó haber competido toda su vida profesional completamente dopado, y que en el Tour era capaz de escalar, tirar abajo escapadas, preparar un sprint y freir un huevo. Cambió el sillín por el sillón del coche de equipo con una celeridad que daría envídia a Igor González de Galdeano, si esto fuese posible en alguien sin rubor. Por cierto, dicen que va a acabar en el Quick Step, porque es una pena que se deje perder tanta experiencia.

Dice, como muy serio, que Rasmussen se saltó un tercer control y que no informó al equipo. ¡Acabaramos! Si no informó de los dos primeros, ¿por qué habría de hacerlo del tercero? ¿Por el simple hecho de estar enrolado en el HTC? ¡Acabaramos! Al día siguiente de conocerse que sus dos próximos años serán sin dorsal, el corredor se confesaba a un medio local, lascivos y rastreros con los suyos como sólo lo puede ser un pequeño e insignificante país.

Recuerden que estamos hablando de la misma patria de origen de Hamburger (uno de los mayores politoxicómanos de la historia del ciclismo), Riis o Rasmussen, por no hablar del simpático y nunca bien ponderado Rasmus Damsgaard. Ahí la prensa aplaude, aunque intenten vender la imagen de algo diferente, y lo hace hasta con las orejas.

Según Rasmussen, "unos errores estúpidos me van a costar dos años". Vamos, que no se dopó. ¿Se creen que el periodista le va a cuestionar algo? Qué va, es un mentidero para que el corredor vaya desgranando sus "errores estúpidos". El primer control saltado se remonta a febrero de 2010: estaba en la Seis Días de Berlín, había puesto hasta el nombre del hotel, pero se olvidó dar al botón "enviar". Ni Groucho Marx, oigan.

El segundo control saltado fue por no rellenar la plantilla de su localización para el último trimestre de 2010. Pensaba que su federación iba a alzar la mano en el primer y el segundo caso, pero no fue así, así como tampoco sucedió que informase a su equipo que estaba fichando a un corredor con poca memoria, tanto que un nuevo descuido iba a acabar con dos años de suspensión.

Y pasó el tercer descuido, concretamente el 28 de abril. Había dicho que estaría en su casa de Girona (sin comentarios), y resulta que estaba en Dinamarca "en la confirmación de mi hermana", un detalle sensiblero que me ha tocado el alma. No, no: el tercer control saltado no fue en la semana clave antes del Giro de Italia, qué va, fue en la semana de la confirmación de su hermana. Patético.

El 18 de agosto le informaron de su particular historial, del que en todo momento pensó en librarse, a saber por qué experiencia previa, por qué favores o por qué conocimiento interno del mundo del ciclismo. No ha sido así, aunque ha pasado casi un mes y la suspensión le ha pillado en plena competición, donde sus amigos y compañeros Cavendish y Renshaw se han puesto las botas. Tampoco han tenido especiales afectos por su compañero danés, caído por olvidadizo.

Como todo aficionado al ciclismo sabe, el Mundial de este año se disputa este domingo en Copenhague. El líder natural de la selección anfitriona hubiese sido Breschel, que en los tres últimos Mundiales luce una impresionante serie de 3º-6º-2º. Caído al inicio de la Vuelta, la selección danesa acudia a su cita con un único hombre rápido: Rasmussen.

Será otra de esas benditas casualidades del ciclismo que se haya sabido este caso justo en la previa del Mundial, será, pero todo esto recuerda demasiado a lo de Dekker, otro que dio positivo y hasta año y medio después, tras haber pasado una vomitoma y a punto de tomar la salida en el Tour 2009, decidieron que era la hora de que saliese a la luz.

No estoy muy convencido de que Rasmussen cumpla sus dos años de sanción. Es probable, porque así está el ciclismo, que alguna de las instancias deportivas considere aceptables sus controles saltados, incluso el de la hermanita (ahí hubo un control saltado, en lo otro es falta de localización) y le den una nueva oportunidad a este joven talentoso, que para eso es lo primero y lo segundo, auténtica salvaguardia cuando se trata de dopaje y mientras no te llames Riccò.

Lo que si es cierto es que Rasmussen se pierde el Mundial de su casa. Y esto es lo más significativo -por tiempo, por lugar, por forma, por nacionalidad- de este supuesto caso de errores de agenda, lo que han pretendido presentar las partes implicadas.
***
¡Qué bueno es el Movistar! ¡Y su marketing ni les digo! Documental de propaganda, actividades al aire libre con -casualmente- gente del mundo de la información...jo, el día que les toque publicar algo malo, lo harán de manera objetiva.
***
Una buena noticia.
***
Exclusiva mundial: en este periódico local ya saben quien participará en la Vuelta 2012.
***
El Mundial 2014 como catalizador de utopías.
***
Curioso artículo (y de portada) en Der Spiegel. No ya porque dedique un lugar tan central a un asunto tan nimio como la circulación vial (nimio considerando la tormenta financiera y la brutal crisis económica que durará lustros), sino por el tratamiento reservado al ciclista: está muy bien que se rompa el tabú consistente en que, por el mero hecho de ir en bicicleta, eres un ángel, pero hay otras formas y otros términos para decir lo contrario.

22 comentarios:

Víctor dijo...

crees que el dopaje ha muerto de exito? o que finalmente han puesto a los mismos controladores miopes que "contrlan" el resto de deportes profesionales?

Nick dijo...

bueno, yo creo que Rasmussen era más para la crono. En la carrera en línea tienen a Michael Morkov, siempre que no sea un mundial muy duro (cosa que dudo viendo lo bien que llegarán algunos que no quieren ni oír hablar de sprint).

Muy lamentable lo de los olvidos. Una pena para Rasmussen no ser español.

Anónimo dijo...

Lo mismo se libra:
http://inrng.com/2011/09/rules-rasmussen/

Anónimo dijo...

Genial lo del huevo de Aldag.

Anónimo dijo...

En este caso se debe señalar que Dinamarca, y en concreto su capital, ha acogido el mundial de pista en 2010 y los de BMX y ruta este año. Debe ser el país, federación e instituciones, con mejor relación con la UCI. Lo sorprendente, a los ojos de un español, es que un país que gasta tanto en competiciones deje caer a una clara opción de medalla en mundiales y JJOO, hablo de CRI, puntuación y americana.
Cambiando de tema, los cambios en De Ronde parecen encaminados a tener el público concentrado en un circuito final, me temo que la idea es cobrarles. No encuentro otra explicación para poner un circuito en una carrera con tantos espectadores. Además, desde la organización ya están con la excusa de la seguridad y eso sólo puede querer decir restricciones de acceso, que me temo que aprovecharán para cobrar. El público flamenco ya está acostumbrado a pagar por ver el ciclocross. Me parece que se equivocan completamente, publicitariamente el Kapelmuur tiene un valor enorme.

Anónimo dijo...

El enlace del diario de Leon dice que sopesan llevarse la vuelta a Abril para mejorar la participacion... los de la vuelta son totalmente idiotas.

otrosergio dijo...

Pues menos mal que Guillén dijo que el debate de volver a abril estaba zanjado. El problema de Unipublic en general es que se le ven las mentiras a la primera, y no hace falta tener mucha memoria para descubrirlas.

Ahora mirando la nueva Ronde van Vlaanderen no me gusta que hagan la carrera una especie de circuito ni que la parte final este cargadísima de muros por y para Gilbert, pero a cambio la meta está más lejos y los muros por solitario son menos selectivos que el Kappelmuur, y eso hará que habrá muchos corredores que lo querrán intentar, aunque dudo que llegue una fuga. Puede estar más animada la carrera, pero esta se había labrado su propia historia durante muchos años y será difícil que quiera volver a reinventarse. Veremos en abril.

Anónimo dijo...

No sé pq Nozal siempre me recordó a Rolf.

--
Phil Anderson

culogordo dijo...

Sergio, y con todo ese razonamiento, la pregunta del millón es ¿por qué?
Quiero decir que en todo hay unos intereses ¿cuáles son? Yo planteo algunas respuestas:
La Federación danesa no quiere jugar al juego de los organismos antidoping internacionales.
Hay alguien que está más interesado en ganar el mundial y hay que eliminar rivales.
Ciertos equipos deben favores a ciertos organismos y usan "cabezas de turco". No me gusta esta palabara pero igual es la clave.
Sergio, deberías analizar más en detalle estos temas. Cuando el positivo "light" de Contador ya hiciste alusión a esa forma de esconder ciertos positivos. Y eso sí es peligroso, que haya tramposos es asumible pero que la poli sea la mala, es destructivo.

ramontxu dijo...

Si ASO lleva la Vuelta al mes de abril, me afiliaré al nutrido grupo de gente que piensa que los franceses nos odian y envidian por ser la raza elegida por Dios. No me lo creo, a no ser que quieran hundir la empresa.

Anónimo dijo...

http://www.diariodemallorca.es/deportes/2011/09/21/nadal-somete-test-sudor/704980.html

Tu amigo moly.

Anónimo dijo...

Hola a todos, hace mucho que no escribo.

Para mí estamos en el mejor momento de la temporada: el Mundial.

Aprovecho para enlazar una entrevista a Freire en estos días previos:
http://www.eldiariomontanes.es/prensa/20110921/deportes/ciclismo/puedo-hacer-historia-gano-20110921.html

No sé por qué pero entre líneas se le ve motivado y con mucha confianza en ganar, a ver si hay suerte. En las entrevistas del año pasado se le veía más pesimista y eso que había hecho un temporadón. Lo que me ha sorprendido es que cuenta con correr el año que viene, pase lo que pase en Dinamarca, algo totalmente opuesto a lo que ha ido diciendo en la temporada.

De paso cuelgo los últimos 10 km del mundial de Mendrisio, bastante emocionante y claro ejemplo de lo que no tiene que hacer la selección española (este año no pasará):

Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=UUplAPmV61I
Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=iQ14YIUouyE

Saludos, Germán.

Gabriel dijo...

BOOM!

http://www.tuttobiciweb.it/index.php?page=news&cod=42852&tp=n

Menchov, Armstrong, Ferrari, Scarponi...

jefe dijo...

¿El nuevo recorrido del Tour de Flandes es un broma? Menudo sacrilegio cambiar una carrera como esa, y encima sin el Kapelmuur. No sé qué razones tendrán, pero a simple vista es una enorme equivocación.

platón dijo...

Hola Sergio. Sólo quería hacerte una pregunta: ¿Qué vieja práctica del ciclismo lleva al corredor a vomitar?

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Y no contento con eso se cascó 2:39 en una maratón Herrn Aldag.

Anónimo dijo...

Estoy cansado de mi deporte favorito por culpa de tnato positivo. No sé ya q es mejor, si controlarlos tanto, o taparse un poco los ojos y dejar q cada uno haga con su salud lo q quisiera. Al fin y al cabo, en la sociedad pasa lo mismo, puedes fumar, beber y matarte a rayas, o ser una persona sana y hacer deporte aeróbico con regularidad y sin excesos. Al menos, podríamos ver ciclismo d verdad, dodnde siempre ganan los q más cualidades tienen, aunque vayan dopados como el resto de sus colegas. Al fin y al cabo, nadie les obliga a estar ahí. Recuerdo con nostalgia la época de los 90 donde los grandes ccampeones estaban en forma desde marzo hasta pasado el tour, y los gregarios siempre almismo nivel. Ahora, con el pasaporte, ves a gente como Gilbert o ccontador, q estásn 6 meses en su misma línea, y corredores q están todo el año sacando gotita a gotita las bolsitas de sangre para volverlas a meter poco a poco en 3 semanas en julio o septiembre. Los gregarios nunca ganaban carreras d 3 semanas salvo en contadas excepticiones. Ahora parece q una grande la gana cualquiera, y lo fuerte es ver a corredores de clase media plantando cara a superespecilaistas. Eso es lo q han conseguido con el pasaporte. NADA. Se suiguen dopando todos, cazan a 4 descuidados -quien tiene poco q perder, tampoco debe obsesionrse en ir siempre con los deberes hechos-, y te encuentras con eso, con corredores de "pata gorda" ganando tours y vueltas varias, y subiendo rampas de más de un 10% como si pesaran 55 kg. NO sé cómo acabará todo esto, pero una cosa tengo clara: el ciclismo de los 90 era más creíble q este. Todos andaban con la misma gasolina y la carretera dejaba a cada uno en su sitio. Hoy, no hay figura q aguante 3 años seguidos sin q lo trinquen, y, encima, es q o se mete lo q todos o se va a su casa porque no hay manera. La solución no la sé, pero este ciclismo es menos creíble q el de la era Festina.

The Answer dijo...

Hola,
se contó que el hijo del presi de la UCI era representante de correrdores,¿verdad?

Alguien tiene más datos?
A qué corredores representa?
Sería interesante ver la lista.

Anónimo dijo...

Hablando del clan de los McQuaid... Welcome to Richmond!

http://www.elpais.com/articulo/deportes/Tony/Martin/destrona/Cancellara/elpepudep/20110921elpepudep_10/Tes

culogordo dijo...

Sí hombre, el ciclismo de los 90 era más creíble, con un gigantón de 1,80 subiendo La Plagne más rápido que Pantani. Cuando en el 90 le dieron galones (unidad de medida de alguna sustancia) resulta que subía como Lemond. O viendo a Schepers subir el Jouxplane con Delgado. Yo creo que la única diferencia entre los 90 y el "ciclismo 2005" es que antes no tenían dinero para dopar a medio equipo y ahora sí.
Y corredores mediocres ganando vueltas ha habido siempre: Caritoux, Alvaro Pino, Chioccioli, Giovanetti, Roche, Moser, etc...

Anónimo dijo...

Hombre, Moser lo que se dice mediocre no era.

Es verdad que sólo ganó una grande: el Giro del 84, el famoso de Fignon y las quejas al helicóptero. Pero consiguió otros diez top-ten en el Giro, incuyendo tres segundos (77, 79 y 85) y dos terceros (78 y 86). Además ganó 25 etapas en 13 participaciones. Casi era más fácil que ganara algún Giro que lo contrario.

Sólo corrió el Tour del 75, y acabó séptimo (con 24 años). Ganó un Mundial, una Sanremo, tres Roubaix, dos Lombardías ...

Sin ser un vueltómano completo, su palmarés le saca algunos cuerpos de ventaja a los de los otros cinco colegas.

culogordo dijo...

Tienes razón, Moser fue un gran corredor toda su carrera.